jueves

No sentir


Indudablemente, y muy a mi pesar, me resulta más fácil distraer la mente con cualquier banalidad que arañar en ella y sacar a la luz aquello de lo que no quiero ser consciente.

Imagen: Gustav Klimt

De Papel



"Arriba en las montañas tengo un nido..."
 (Mi casita de papel - Jorge Sepúlveda)

Más que nunca siento la necesidad de cobijarme en aquella casita de papel.

 Imagen: Yaroslav Gerzhedovich

Resuduos




Lo empujó el viento y lo arrastró el agua, y lo que ayer brillaba con luz propia, hoy se mostraba como restos de despojos nunca olvidados.

Imagen: Lua Loka

Subir



Elevarse en un globo rompiendo las brumas de la noche hasta encontrar el espacio limpio y cálido del sol del amanecer.

Sentir y alearse con toda esa fuerza y energía no puede por menos que confirmar que "todo está en nosotros mismos.

Ayer



Se fue el verano.

Inolvidables aquellas tardes sentadas en el poyete de la puerta de la calle comiendo pipas y contando los coches rojos (o azules, o blancos, o negros) que pasaban muy de tarde en tarde por la estrecha carretera.

Entonces había pocos autos, lo mismo que en aquellos días de la infancia, había  pocos sinsabores, desengaños y  preocupaciones.

Teníamos toda una vida por delante.

(Para ti, Maria)

Imagen: Mario Sánchez Nevado

lunes

Te Soñé

Resultado de imagen para campo de amapolas

Anoche tuve un sueño de esos en los que despiertas con ganas de seguir soñando y la estela de su recuerdo te acompaña durante todas las horas del día.

Soñé contigo.
Por no sé qué motivo volví a ser admitida en la fábrica, con la edad de ahora pero el físico de antaño. Estaba en el despacho del Director Comercial esperando que llegara. También esperaba la llegada de Burzón que era quien me había readmitido, Ante la tardanza de ambos me salí a mi escritorio y llegaron Robles y Arroyo, ella cariñosa y reservada como siempre, y él apenas si conversaba.

Decidí bajar a tomar un café mientras tanto, y al llegar a la escalera te ví. Tú también habías sido readmitida. Sentí que ese momento no lo olvidaría nunca. Estabas guapisima, con la misma edad de entonces. Subías los escalones con una gracia y encanto que me llegaron al alma. Llevabas un vestido rojo vaporoso y con vuelo hasta medía pierna, tacones rojos y un bolso no recuerdo el color. Tenías el pelo muy largo, nego azabache y lacio, que rodeaba tu fino rostro descansando sobre tus hombros y tu pecho.Estabas realmente bella. La alegría de verte fue inmensa, pero lo que más me cautivó fue el aura que se desprendía de ti, dulce, sereno, tierno, luminoso... Entonces me dí cuenta que eras la de antaño con la sapiencia, sabiduría y bondad de ahora.
Ni te imaginas como sentía vibrar mi corazón y la alegría que me asaltó de repente, No nos dijimos nada, simplemente nos fundimos en un abrazo en los que sentía que cada una transmitía a la otra lo mejor de cada una. Pocas veces me había sentido tan llena de dicha, alegría y paz
.
Y me sentí inmensamente agradecida por tenerte, porque compartías conmigo todo el amor y la serenidad que vive en ti, Lo mejor de ti me regalabas. También yo hacía lo mismo.

Ese abrazo es único en mi vida, ya fuera real o soñado. Lo sentí, te sentí, y quedé llena de tu positividad que a pesar de ser un sueño lo he sentido real duranto todo el día,

Eres una persona que con el tiempo va cambiando para bien, siempre intentando mejorar para hacer más felices a los demás.
Eres la que siempre intuí que eras y que no mostrabas y que ahora desnuda su alma desinteresadamente.

Gracias por ser, por estar, por vivir y por tenerme como amiga.

(Con todo mi cariño para esa persona que ha formado y forma parte de mi vida, y con la que me siento tan unida)

Almendro

Image

De repente ayer me dí cuenta del cambio que se había producido en el Almendro. Yo lo escrudiñaba minuciosamente todos los día buscando la señal de que su savia había comenzado a latir, pero nunca descubría nada, Y ayer, justo cuando amanecía y baje para ver si amenazaba lluvia, me asombré al encontrarlo todo lleno de brotes nuevos, verdes y tiernos y de pequeños capullos que en breve se convertirán en flores.

Y entonce te sentí más que nunca, más cerca que nunca, más intenso que nunca. Y mi amor se desbordó.

Eres tan especial como para hacerte sentir renacer en estas fechas, y hacerme conocedora de que nunca te marchitaste, que tan solo fue un descanso para tomar fuerzas y volver a surgir renovado junto a mí, junto a nosotros.

Seguramente mañana los pájaros mañaneros cantaran entre tus ramas.