lunes

Te Soñé

Resultado de imagen para campo de amapolas

Anoche tuve un sueño de esos en los que despiertas con ganas de seguir soñando y la estela de su recuerdo te acompaña durante todas las horas del día.

Soñé contigo.
Por no sé qué motivo volví a ser admitida en la fábrica, con la edad de ahora pero el físico de antaño. Estaba en el despacho del Director Comercial esperando que llegara. También esperaba la llegada de Burzón que era quien me había readmitido, Ante la tardanza de ambos me salí a mi escritorio y llegaron Robles y Arroyo, ella cariñosa y reservada como siempre, y él apenas si conversaba.

Decidí bajar a tomar un café mientras tanto, y al llegar a la escalera te ví. Tú también habías sido readmitida. Sentí que ese momento no lo olvidaría nunca. Estabas guapisima, con la misma edad de entonces. Subías los escalones con una gracia y encanto que me llegaron al alma. Llevabas un vestido rojo vaporoso y con vuelo hasta medía pierna, tacones rojos y un bolso no recuerdo el color. Tenías el pelo muy largo, nego azabache y lacio, que rodeaba tu fino rostro descansando sobre tus hombros y tu pecho.Estabas realmente bella. La alegría de verte fue inmensa, pero lo que más me cautivó fue el aura que se desprendía de ti, dulce, sereno, tierno, luminoso... Entonces me dí cuenta que eras la de antaño con la sapiencia, sabiduría y bondad de ahora.
Ni te imaginas como sentía vibrar mi corazón y la alegría que me asaltó de repente, No nos dijimos nada, simplemente nos fundimos en un abrazo en los que sentía que cada una transmitía a la otra lo mejor de cada una. Pocas veces me había sentido tan llena de dicha, alegría y paz
.
Y me sentí inmensamente agradecida por tenerte, porque compartías conmigo todo el amor y la serenidad que vive en ti, Lo mejor de ti me regalabas. También yo hacía lo mismo.

Ese abrazo es único en mi vida, ya fuera real o soñado. Lo sentí, te sentí, y quedé llena de tu positividad que a pesar de ser un sueño lo he sentido real duranto todo el día,

Eres una persona que con el tiempo va cambiando para bien, siempre intentando mejorar para hacer más felices a los demás.
Eres la que siempre intuí que eras y que no mostrabas y que ahora desnuda su alma desinteresadamente.

Gracias por ser, por estar, por vivir y por tenerme como amiga.

(Con todo mi cariño para esa persona que ha formado y forma parte de mi vida, y con la que me siento tan unida)

Almendro

Image

De repente ayer me dí cuenta del cambio que se había producido en el Almendro. Yo lo escrudiñaba minuciosamente todos los día buscando la señal de que su savia había comenzado a latir, pero nunca descubría nada, Y ayer, justo cuando amanecía y baje para ver si amenazaba lluvia, me asombré al encontrarlo todo lleno de brotes nuevos, verdes y tiernos y de pequeños capullos que en breve se convertirán en flores.

Y entonce te sentí más que nunca, más cerca que nunca, más intenso que nunca. Y mi amor se desbordó.

Eres tan especial como para hacerte sentir renacer en estas fechas, y hacerme conocedora de que nunca te marchitaste, que tan solo fue un descanso para tomar fuerzas y volver a surgir renovado junto a mí, junto a nosotros.

Seguramente mañana los pájaros mañaneros cantaran entre tus ramas.



domingo

Camino



El cielo se asemeja al que se ha mostrado durante todo el día de hoy. Plomizo y frío se hizo el dueño y señor de mi techo, y a mí me gusta porque me gustan los dias opacos y cargados de húmeda electricidad.

El camino me ha llevado a presentir lo que esconde al final de él, algo que solo habita en mi interior y que me acompaña en este otoño de mi vida.

lunes

La Carta


(18 de Mayo de 2012- 20.45 p.m.)

No siempre es fácil recibir una carta, sobre todo cuando esa carta la remite la Unidad de Mama del Hospital  Virgen de Valme y tú ni siquiera te acuerdas de que hace solo unos días te sometiste a un reconocimiento preventivo y rutinario.  

No, no es fácil.

Incapaz de abrirla por el momento, comienzas a darle vueltas y más vueltas entre tus manos con dedos temblorosos, intentando adivinar que palabras han escrito en su interior. La dejas sobre la mesa, la vuelves a coger, la vuelves a soltar y de cuando en cuando miras tras la ventana como se empieza a romper  esa tarde de primavera. “Primavera Maldita”, te dices. Y a vueltas de nuevo con la carta.

En un arranque de valentía te arrojas a abrirla, todo sea por aplacar ese loco corazón que te late inmisericorde en la garganta, (por aplacarlo o por destrozarlo).  Una nueva mirada a la ventana y rasgas el sobre incapaz de controlar tu temblor.

Primero la lees de corrido para terminar pronto y te saltas más de dos y tres palabras. No has entendido casi nada. Pero ya has hecho lo más difícil, por lo que vuelves a leerla de nuevo, esta vez más despacio y consciente de lo que lees. La dejas  suavemente sobre la mesa y de nuevo tus ojos vuelven a la ventana.



La tarde se ha roto por completo.

jueves

La Realidad


Ya lo sabe. Después de casi 15 meses envuelta en un galimatías de palabras sin sentido, explicaciones incomprensibles, respuestas sin lógicas, hoy ha sabido que su Papá no se ha olvidado de ella, que no se ha ido a jugar con la luna y las estrellas obvíando a su tesoro, que los Papás no se alejan ni  dejan de querer a sus hijitas por voluntad propia por muy bien que se esté en el Cielo o dónde quiera que sea.

Hoy ha sabido que su Papá ha muerto, que murió sin querer morir por no alejarse de ella, que una terrible enfermedad se lo llevó a otra dimensión desde donde sigue viéndola y queriéndola, y visitándola a cada momento aún sin que ella no pueda verlo a él.

Y aún a sus casi tres años de edad ha llorado. Ha llorado mucho, porque ha sentido la liberación de  haberse sentido abandonada durante tanto tiempo, y sobre todo porque ya sabe que no volverá a ver a su Papá nunca más.

Y Su Mamá ha llorado y ella le decía "Mamá no llores", y yo he llorado (y lloro) porque ella no podrá volver a ver a su Papá ni yo a mi Hijo, y porque me duele su dolor que va aleado con el mío.

Que dura es en determinadas situaciones la vida, que duros esos momentos por los que te hace pasar, que duro tu dolor y el de aquellos que amas, que tanto significan para ti.

Me queda la satisfacción de que estamos haciendo lo correcto guiados por manos expertas. Vamos todos a una para que se siga el curso establecido por la leyes de la naturaleza. Aunque cueste.

Te quiero tanto, Pequeña. Te quiero tanto, mi Bien.

martes

Vida


Tantas veces me he preguntado en dónde se encuentra la verdadera armonía del mundo que me hace palpitar a la vida…

Y es simple, tal vez demasiado simple, de sentir...

La siento en el verde que me rodea, en las bajas orillas de los helechos, en las frondosas copas de los pinos o de las cañas de bambú que crecen formando macizos ramos orientales.

La siento entre los pliegues de organdí de los visillos de mis ventanas, chantillí que el viento hincha y los empuja hacia la terraza: en los caminos empedrados que soportan el peso de mis pasos, en los aleros de los tejados que derraman el durante las tormentas…

Latidos del espacio, palpitar de la vida.

Imagen de: Bogna Patricia Altman